Los Homo sapiens-sapiens del Paleolítico Superior hallaron diferentes formas de expresar sus ideas y sus manifestaciones artísticas son un magnífico reflejo de esa necesidad de comunicación. Aquellos humanos realizaron sus obras de arte sobre distintos soportes.
Las manifestaciones artísticas más conocidas de la Prehistoria se agrupan bajo la denominación de arte rupestre, están realizadas sobre grandes rocas, muchas veces hay que entrar muchos metros bajo tierra para poder verlas.
Pero también hay obras de arte realizadas sobre superficies más reducidas y de menor peso, tal vez aquellas personas decoraban herramientas de una determinada utilidad, pero hoy en día nos resulta imposible determinar cuál fue ese uso, se lo conoce como arte mueble y se trata de una realidad muy diversa.
En el yacimiento arqueológico de la cueva de Ekain se han encontrado dos expresiones artísticas de este tipo. La primera es una plaqueta decorada de arenisca, con representaciones de una cabra montesa, un caballo y un ciervo.
La segunda pieza es muy especial por varias razones, alguien trabajó la costilla de un gran bóvido para poder conferirle el aspecto de un ave.
El grupo de trabajo que estaba excavando el yacimiento arqueológico de Ekain en 2009 realizó un magnífico descubrimiento, los humanos de hace unos 13.800 trabajaron la forma de un ave en la costilla de un bisonte o un uro, creando una pieza con una longitud de 66,2 milímetros, una anchura de 19 milímetros y un grosor de 3,3 milímetros, un tipo de pieza que se conoce con el nombre de contorno recortado.
Esta pieza se ha podido datar por métodos de datación absoluta y se ha podido establecer que fue depositada en Ekain hace unos 13.862 ± 129 BP años, es una fecha más antigua que la de las pinturas rupestres de Ekain y de la pieza de arte mueble conocida como la plaqueta de Ekain, se puede situar en el Magdaleniense Medio.
El contorno recortado de ave de Ekain es una pieza muy especial por diferentes razones, por un lado porque por primera vez el tema de este tipo de pieza es un ave, la mayoría de piezas de este tipo encontradas hasta ahora son representaciones de caballos, hay algunos sarrios y cabras, algún que otro bisonte o cierva, también algún pez, pero nunca se ha hallado un ave.
El soporte de la pieza también es especial, la mayoría de los contornos recortados están hechos sobre el hueso hioides de caballo, un hueso con aspecto de cabeza de caballo, y suelen presentar perforaciones para llevarlos colgados. En el caso de la pieza de Ekain, han utilizado la costilla de un gran bóvido como materia prima y no presenta ningún agujero para llevarlo colgado.
Además, la mayoría de los contornos recortados encontrados hasta ahora han aparecido en la región de los Pirineos, son muy raros en la región cantábrica, por lo tanto, este contorno recortado de Ekain se encuentra muy lejos del núcleo tradicional.
La perspectiva utilizada para trabajar la figura del ave en el hueso también es peculiar, normalmente las dos partes del plano del hueso suelen ser simétricas, pero en el caso del contorno recortado de ave de Ekain han utilizado una perspectiva torcida, tal vez porque un pájaro en vuelo es más ancho que largo y toda esa anchura no cabía en un estrecho hueso costillar.
Es complicado establecer que tipo de ave quisieron plasmar, sobre todo porque las aves son diversas y en esta pieza no se puede apreciar el color, un elemento distintivo. En un principio se pensó que podría tratarse de un martín pescador (Alcedo althis) a punto de zambullirse en el agua, después se planteó que las marcas del cuello y la cola podrían hacer referencia a las marcas que suelen tener las plumas de los gansos.
Sea la especie de ave que sea, este contorno recortado de ave encontrado en Ekain es una pieza realmente especial por diferentes razones, además, no tenemos ni idea del uso que se le daba.

arazi

Leave a reply

X