La cavidad llamada Cueva El Porquerizo se encuentra en el pueblo cántabro de Celis, municipio de Rionansa, en una empinada ladera situada encima del río Nansa. Se llega a ella subiendo por un sendero de unos 300 metros que parte del núcleo urbano de Celis.

Entrada de Cueva El Porquerizo, en Rionansa.

Las figuras rupestres fueron descubiertas en la década de 1970 por un particular llamado Manuel Cos, llegó a la cueva y encontró restos de fauna y utensilios líticos del Paleolítico Superior. Esos vestigios pueden ser de hace entre 20.000 y 17.000 años. También se descubrieron algunas cerámicas medievales.

Detalle de las representaciones de Cueva El Porquerizo.

Se trata de una cueva pequeña, tiene un vestíbulo de unos 3 metros de alto y 4 metros de ancho, de él parte una galería de unos 20 metros de longitud, con una pequeña continuación hacia la izquierda.

Imagen de la entrada de Cueva El Porquerizo.

El depósito arqueológico, de unos 30 centímetros de espesor, se encuentra en la zona más cercana a la entrada, se excavó furtivamente y sin método científico, es posible que se haya perdido información valiosa. Se descubrieron restos de fauna y algunas herramientas de piedra, de sílex y cristal de roca.

Hay tres zonas decoradas, las tres al alcance de la luz solar. El primer conjunto se encuentra en el mismo vestíbulo, está formado por representaciones no figurativas grabadas con un surco muy profundo. El segundo grupo se encuentra en una oquedad de la pared derecha, son dos líneas formadas por puntos rojos. La tercera unidad está en un gran panel situado a unos tres metros de altura, tiene dibujados una serie de gruesas líneas fusiformes dispuestas en diferentes direcciones.

Las representaciones pueden ser más o menos de la misma época que los restos de ocupación, de hace entre 20.000 y 17.000 años, del Solutrense.

El Gobierno de Cantabria es el propietario de la cueva y está cerrada al público. En la zona hay más cuevas de características similares.

Ekainberri

Leave a reply

X