El 9 de octubre de 1902, el gran prehistoriador Émile  Cartailhac escribió una carta a María, la niña que en 1879 había descubierto las pinturas de la Cueva de Altamira de la mano de su padre, Marcelino Sanz de Sautuola.

En su escrito, el sabio francés reconocía el error de la comunidad científica internacional y aceptaba la autenticidad de Altamira y la existencia de un gran arte de la Prehistoria.

El 9 de octubre de 1902, el mundo descubría la existencia del primer arte de la humanidad: EL ARTE RUPESTRE…

Ekainberri

Leave a reply

X