La región de Cantabria es muy rica en manifestaciones de arte rupestre, se han descubierto muchas cuevas decoradas a lo largo del territorio y los investigadores siguen buscando nuevos restos.

En los últimos años se han hecho varios descubrimientos en el término municipal de Rionansa, alguno de ellos en el barrio de Celis. En la mayoría de los casos se trata de pequeños conjuntos, pero ayudan a completar la perspectiva que ofrecen los grandes “santuarios”.

La cueva Los Pendios está en un vallejo del arroyo Rioseco, cerca de la confluencia con el río Nansa. Fue declarado Bien de Interés Cultural por la ley del año 2000.

Imagen del interior de la cueva Los Pendios, en Cantabria.
Detalle del signo rojo a base de puntos, Los Pendios, Cantabria.

Se trata de una cueva con unos 117 metros de desarrollo, con una boca mediana, de 1 metro de altura y 5,80 metros de anchura. Tiene un vestíbulo bajo y largo, con una longitud de unos 16,50 metros y una anchura de unos 6 metros, de él parten algunas pequeñas galerías a izquierda y a derecha.

A lo largo del vestíbulo se han encontrado, en superficie, esquirlas de hueso, dos conchas de lapa y un trozo de cristal de roca, más hacia el interior más esquirlas óseas. En la cueva hay signos de actividad de animales carnívoros, eso ha tenido su efecto en el estado de conservación de los materiales de la cavidad.

 

 

Además, existen algunas pintadas contemporáneas, parece que la cueva fue utilizada como refugio en épocas relativamente recientes, tal vez en la época de la Guerra Civil española.

Existe un pequeño panel con pinturas en la pared izquierda de la galería que sale hacia la derecha, en un estado de conservación regular. Hay pinturas rojas y negras.

La primera representación es una mancha roja, muy nítida, de buen tamaño. A su alrededor hay algunas rayas negras, bastante borradas.

Las representaciones pueden ser de hace entre 28.000-22.000 años, hechas a lo largo del Gravetiense.

Ekainberri

Leave a reply

X