San Telmo Museoa de Donostia inaugura una nueva exposición sobre el cráneo de bisonte estepario descubierto en la cueva de Kiputz, en Mutriku. La exposición, titulada Kiputz. Un abismo en la Prehistoria, estará abierta del 16 de noviembre al 16 de febrero de 2020, también habrá actividades para las familias que permitirán conocer el entorno en el que se desenvolvía este animal hace unos 19.000 años.

La exposición está organizada por San Telmo Museoa, Gordailua-Centro de Patrimonio Cultural Mueble de Gipuzkoa y la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

La cueva llamada Kiputz IX se encuentra en el monte Arno, término municipal de Mutriku (Gipuzkoa). Durante el Pleistoceno Superior (hace unos 20.000-14.000 años) se convirtió en una trampa natural en la que fueron cayendo animales, ejemplares que perecieron en el lugar por las heridas o por no poder salir por sus propios medios.

Forma parte de un complejo kárstico formado por al menos diez cavidades, de todas ellas, Kiputz IX es la única en la que se han encontrado restos paleontológicos.

Una de las características distintivas de esta sima es que en ella no se ha encontrado ningún vestigio de ocupación humana, que los miles de restos óseos se han encontrado en ella proceden de animales caídos accidentalmente y ofrecen una magnífica visión de la fauna existente en el territorio en aquella época.

Kiputz IX, a través de una colección de más de 13.000 fragmentos óseos encontrados en ella, nos muestra un paisaje estepario, con poca vegetación arbórea y presencia de fauna hoy en día extinguida o desaparecida en estas latitudes.

Se han podido reconstruir los esqueletos completos de renos, bisontes y ciervos, también se han encontrado restos de osos, cabras montesas, rebecos, zorros y un cachorro de león cavernario. Se trata de especies que muestran el cambio climático que marco el período final del Pleistoceno Superior, época de transición entre una época de glaciación y el período de clima cálido que vivimos actualmente.

Pero la pieza estrella de la colección es el cráneo entero de un bisonte estepario (Bison priscus) adulto, el único completo que se ha conservado en la Península Ibérica. Este cráneo, descubierto en la campaña de excavación de 2006, pertenece a un animal que se precipitó accidentalmente en la sima hace unos 19.000 años.

Para más información, puede consultar este enlace:

https://www.santelmomuseoa.eus/index.php?option=com_flexicontent&view=items&id=136&Itemid=8&lang=es&ide=78895

Ekainberri

Leave a reply

X