Hay al menos ocho grabados de caballos, ciervos y uros. Tras el hallazgo de Danbolinzulo y en el mismo contexto de revisión de cavidades, el descubrimiento fue realizado por miembros de Antxieta Jakintza Taldea. Los grabados se sitúan entre 22.000 y 15.000 años atrás. Esto implica que Erlaitz ocuparía una posición cronológica intermedia entre las vecinas cuevas de Danbolinzulo (más antigua) y Ekain (más reciente). La diputada de Cultura, Ikerne Badiola, ha subrayado la necesidad de abordar la protección de todo este patrimonio con una nueva visión que abarque todo el paisaje cultural descubierto entre Zestoa y Deba.

Miembros de Antxieta Jakintza Elkartea han descubierto grabados rupestres en la cueva Erlaitz de Zestoa. Tras el descubrimiento de Danbolinzulo, hace un mes, y en el mismo contexto de revisión de cavidades, varios miembros del grupo localizaron un panel con algunas figuras animales grabadas. Hasta hace poco tiempo sólo se conocían las pinturas de Ekain, y los descubrimientos de Danbolinzulo y Erlaitz dibujan ahora un paisaje cultural completamente diferente.
Este último es un descubrimiento importante.
– Se han reconocido al menos 8 figuras animales grabadas (caballos, ciervos y uros), a las que han de sumarse posiblemente varias más, que actualmente resultan más difíciles de reconocer.
– Hay constancia del empleo de la cavidad en dos momentos diferentes. En primer lugar, durante el Paleolítico superior, a modo de hábitat; con posterioridad, durante un momento aún indeterminado del Calcolítico o la Edad del Bronce, con uso sepulcral.
– No existe unanimidad en la adscripción cronológica de este tipo de grabados, si bien se acostumbra a situarlos, en términos numéricos, entre 22.000 y 15.000 años aproximadamente. Esto implica que Erlaitz ocuparía una posición cronológica intermedia entre las vecinas cuevas de Danbolinzulo (más antigua) y Ekain (más reciente).

La cavidad de Erlaitz se localiza en las inmediaciones de la de Ekain, muy cerca del límite entre los municipios de Zestoa y Deba.
La diputada de Cultura, Juventud y Deporte, Ikerne Badiola, ha subrayado la importancia de estos últimos hallazgos que delimitan un nuevo paisaje cultura: Lo que se ha encontrado en Erlaitz, demuestra que Deba, Zestoa… todo el valle de Sastarrain y su entorno guardan un gran patrimonio arqueológico y de arte parietal que nos obligan a cambiar la perspectiva. El paisaje cultural ha variado: Ekain, Danbolinzulo, Erlaitz, Praileaitz, Astigarraga… Es precisa una actuación conjunta. Quizá sea el momento de repensar los cometidos de Ekain Fundazioa.
Científicamente, la cueva es conocida desde 1978, momento en que miembros del Antxieta Jakintza Taldea recuperaron materiales paleolíticos y postpaleolíticos en la misma. Tras el hallazgo de Danbolinzulo, y en el mismo contexto de revisión de cavidades, algunos miembros del Grupo referido localizaron un panel con algunas figuras animales grabadas. Posteriormente (1 de febrero de 2015), acompañados de Alvaro Arrizabalaga, Marcos García Diez, María José Iriarte y Blanca Ochoa (miembros del Grupo de Prehistoria de la Universidad del País Vasco y de la Fundación Ikerbasque) visitaron la cavidad, certificando la autenticidad prehistórica del descubrimiento. Tras la notificación del hallazgo, la Diputación Foral de Gipuzkoa procedió al cierre de la cavidad, con el fin de establecer las medidas protectoras que garanticen su conservación y estudio.

Contenido arqueológico
Dos son los ámbitos del conocimiento científico: los materiales arqueológicos recogidos y el arte rupestre. En relación con los primeros, existe constancia del empleo de la cavidad en dos momentos diferentes. En primer lugar, durante el Paleolítico superior, a modo de hábitat; con posterioridad, durante un momento aún indeterminado del Calcolítico o la Edad del Bronce, con uso sepulcral.
Por otro lado, el conocimiento actual del arte rupestre de la cavidad es preliminar y fruto exclusivamente de una visita. Se han reconocido al menos 8 figuras animales grabadas (caballos, ciervos y uros), a las que han de sumarse posiblemente varias más, que actualmente resultan más difíciles de reconocer. Las figuras han sido grabadas sobre un panel de roca, de muy difícil acceso, con un instrumento lítico y trazo de anchura intermedia (entre 2-3 mm). En otras áreas de la cavidad se han reconocido algunas líneas negras y concentraciones de colorante rojo, pendientes aún de un estudio exhaustivo.

Importancia científica
Las figuras rupestres de Erlaitz muestran similitudes con otras cavidades de la Región Cantábrica. Los paralelismos más evidentes se localizan en las cuevas del Monte Castillo, tanto en la propia Cueva del Castillo, como en las vecinas de Las Chimeneas y La Pasiega. En la Comunidad Autónoma Vasca, esos paralelismos se ubican en la vizcaína cueva de El Rincón. No existe unanimidad en la adscripción cronológica de este tipo de grabados, si bien se acostumbra a situarlos, en términos numéricos, entre 22.000 y 15.000 años aproximadamente. Esto implica que Erlaitz ocuparía una posición cronológica intermedia entre las vecinas cuevas de Danbolinzulo (más antigua) y Ekain (más reciente).

Perspectivas
Erlaitz presenta un alto potencial de información científica para el conocimiento de una etapa muy mal conocida en la expresión gráfica y simbólica de los grupos humanos de cazadores-recolectores del Paleolítico superior. La Diputación de Gipuzkoa, tras una primera acción de cierre que garantiza su conservación, está diseñando, en colaboración con la Universidad del País Vasco, un proyecto de estudio integral de la cavidad centrado en el conocimiento de las ocupaciones humanas acontecidas en la cavidad, en el estudio del arte rupestre y en la definición de medidas de control que permitan garantizar su conservación futura.

arazi

Leave a reply

X