La cueva de Figuier está en la comuna de Saint-Martin-d’Ardèche, en la región de Ardèche. Es una de las cuevas de las paredes del último meandro de las gargantas del río Ardèche, al sur de la meseta de Saint Reméze, en el centro del valle del río Rodano. Es propiedad de la comuna.

Vista la zona de meandros del río Ardèche, afluente del Ródano

Se sitúa a 39 metros por encima del nivel del río, su entrada está formada por un vestíbulo parcialmente cubierto, con tres salas y varios divertículos.

En 2017 fue incluida en el Catálogo de Monumentos Históricos de Francia por la riqueza de su yacimiento arqueológico.

Imagen de la boca de la cueva de Figuier, en Saint-Martin-d’Ardèche

Empezaron a investigar su amplio vestíbulo en 1878, descubrieron abundante utillaje lítico y la tumba de un niño pequeño, cubierto de ocre rojo y la concha de un molusco marino. Puede ser un enterramiento de hace entre 28.000 y 22.000 años, probablemente del Gravetiense. También se han encontrado otros cráneos, maxilares y algunos dientes.

Fue usada desde el Musteriense, tuvo una ocupación mucho más intensa en el Paleolítico Medio que en épocas posteriores, aun así, fue utilizada hasta la Edad Moderna.

Detalle de la zona del enterramiento de un niño en la cueva de Figuier

Las primeras noticias sobre los grabados rupestres son de 1906, fueron identificadas en 1928 por Henri Breuile. Su peculiaridad principal es que las figuras se encuentran en la zona de entrada de la cueva, en el lugar de habitación, y no en la parte habitualmente identificada como santuario.

Se han identificado quince grabados rupestres, sobre todo de animales, entre ellos bisontes, mamuts, un bóvido, un caballo, una posible cabra y una serie de marcas inidentificables.

Las representaciones están muy desgastas a causa de los vendavales y el frío intenso de la Edad de Hielo, lo que dificulta su identificación. Es imposible realizar dataciones directas, pero pueden ser de hace unos 20.000-18.000 años, hechas en el Solutrense.

 

Ekainberri

Leave a reply

X